Inicio / Protege tu empresa / Blog / CCO, el (todavía) gran desconocido

CCO, el (todavía) gran desconocido

Publicado el 18/06/2013, por INCIBE
campo CCO

Si utilizas correo electrónico en tu empresa, seguramente habrás recibido correos electrónicos de colegios profesionales, empresas, otras organizaciones o quizás seas tú quien tenga que enviar un correo electrónico pidiendo presupuesto a diferentes proveedores.

Estas son situaciones habituales en nuestro día a día pero, si nos paramos a pensar, al enviarlo a varios destinatarios, si no lo hacemos de forma correcta, es posible que estemos dando a conocer sus direcciones de correo electrónico al resto de destinatarios. ¿Te has fijado cuando recibiste esos correos de tu bandeja de entrada si tu dirección aparecía entre otras muchas? ¿Conocías a los demás destinatarios de ese correo? ¿Se trataba de un email que había sido tantas veces reenviado que aparecía una larga lista de direcciones de correo a la vista de todos? ¿Un cliente te ha mandado una invitación a la presentación de un producto donde aparece tu correo junto a otros cientos pertenecientes a diferentes empresas y entidades? ¿Qué piensas de estas situaciones?

Por un lado, tenemos que tener en cuenta que, generalmente, el correo electrónico es un dato personal y debemos hacer todo lo que esté en nuestras manos para protegerlo, por tanto, no debemos darlo a conocer sin el consentimiento de su propietario. Si todos los destinatarios se conocen, no supone ningún problema el hecho de enviar un correo electrónico a todos estos contactos con su dirección visible, pero si por el contrario el envío se hace entre direcciones de correo de personas que no se conocen entre ellas (diferentes proveedores, empresas o clientes, por ejemplo), entonces es necesario proteger su privacidad y no dar a conocer su dirección al resto de destinatarios.

Además, algunos cibercriminales utilizan los mensajes reenviados con múltiples destinatarios para recolectar direcciones a las que enviar correo basura (spam) y, por tanto, también pueden hacernos llegar, tanto a nosotros como a nuestros contactos, algún tipo de malware, phishing, bulos, etc. que pueden acarrear graves perjuicios para la empresa.

¿Qué podemos hacer para evitar este tipo de situaciones? ¿Cuál sería la forma correcta de actuar? La solución está en utilizar la opción que nos ofrece el correo electrónico a través del campo conocido como «copia oculta» (CCO), en inglés BCC (Blind Carbon Copy). De esta forma, podemos enviar un correo a múltiples destinatarios que no se conocen entre sí sin que se muestren en el email las direcciones de correo de todos ellos. Para ello, cada vez que se envíe un correo electrónico a varios destinatarios desconocidos entre sí pondremos sus direcciones en el campo «CCO», en lugar del «Para».

El campo «CCO» suele situarse debajo del botón «Para», y en algunas ocasiones suele estar oculto. Para utilizarlo, bastará con hacerlo visible haciendo clic en «Mostrar CC y CCO» o en el propio campo «Para», dependiendo del servidor de correo electrónico utilizado.

Estos son consejos básicos para un uso adecuado del correo electrónico. Utilizando la copia oculta, además de proteger la privacidad de nuestros contactos, evitaremos que sus direcciones de correo electrónico puedan caer en manos de los cibercriminales. Así que…«con copia oculta», por favor.