Inicio / Protege tu empresa / Blog / Incidentes de terceros

Incidentes de terceros

Publicado el 20/03/2012, por Joseba Enjuto
JosebaEnjuto_incidentes

Estos últimos días, en los foros de seguridad ha sido muy comentada la noticia de que un partner de seguridad de Microsoft ha publicado un exploit para una vulnerabilidad crítica. Básicamente, lo que ha ocurrido es que el descubridor de dicha vulnerabilidad la notificó a Microsoft junto con una prueba de concepto que la explotaba, que a su vez Microsoft distribuyó a su red de partners de seguridad (fabricantes de antivirus, IDSs, etc.) con el fin de que fueran preparando las contramedidas correspondientes, y uno de esos partners ha sido la fuente de la filtración, lo que hace que el exploit esté disponible públicamente a todo Internet.

Lo que quiero analizar en este post no es el resultado de este incidente, sino el hecho en sí de que un incidente de seguridad de un tercero afecte a tu negocio. ¿Qué medidas de seguridad se pueden adoptar para prevenir y/o mitigar este hecho?

En primer lugar, es evidente que el requisito mínimo es tener regulada contractualmente la relación. Más allá de la legislación de cada país, es evidente que si no disponemos de un contrato que regule las responsabilidades de cada parte, difícilmente podremos transferir el riesgo derivado de un posible incidente de seguridad a nuestro partner. No obstante, tener un contrato no es suficiente. Dicho contrato tendría que contemplar específicamente las responsabilidades derivadas de un posible incidente de seguridad, y este aspecto no es en absoluto trivial, ya que requiere definir algo tan genérico, hipotético o imprevisible como un incidente de seguridad, y determinar, en función de las nuevamente hipotéticas consecuencias de dicho incidente, las responsabilidades asociadas.

Sin embargo, ni siquiera con tener contractualmente regulado este aspecto sería suficiente. ¿Cómo asume la parte contratada las responsabilidades definidas? Las consecuencias no tienen por qué limitarse a un servicio no prestado, sino que el contratante puede argumentar lucro cesante, pérdida de imagen, incumplimientos legales o regulatorios... ¿Puede asumir la parte contratada una indemnización que satisfaga todos esos aspectos? En el mundo anglosajón se empiezan a contratar seguros específicos que cubran estas casuísticas, pero ni es una práctica generalizada ni prácticamente aplicada en el mercado español.

Aun en el caso de que realmente exista un seguro, ¿cuál es la prima que requiere su contratación? El importe puede ser muy variable, y potencialmente elevado, aunque parece lógico pensar que dependerá de la probabilidad real de que realmente ocurra un incidente de seguridad.

¿Cómo se puede "estimar" esta probabilidad de ocurrencia? Como alguno de los lectores ya habréis adivinado, disponer de elementos de seguridad como un SGSI certificado o contar con diferentes dispositivos de seguridad técnica son factores que se tienen en cuenta a la hora de calcular dicha prima.

¿Y qué puede hacer la parte contratante? Por un lado, se puede entender que si ha llegado hasta aquí ha transferido adecuadamente el riesgo. Pero por otro lado, si aun así el incidente de seguridad se materializa, los daños los va a seguir sufriendo, aunque estén mitigados.

Llegados a este punto, lo que debería hacer el contratante es llevar a cabo una vigilancia activa del contrato. O dicho de otro modo, no sólo asegurarse de que el contrato contiene las cláusulas necesarias, sino verificar que se cumple: reuniones de seguimiento, solicitud de informes, auditorías... Y por supuesto, que el propio contrato contemple todos estos mecanismos.

Para acabar, sólo una pregunta. ¿Cuánto se aproximan vuestros contratos a estas recomendaciones?