Inicio / Protege tu empresa / Blog / La entrada en vigor del RD 1720/2007 y la mejora en la seguridad de ficheros con datos personales

La entrada en vigor del RD 1720/2007 y la mejora en la seguridad de ficheros con datos personales

Publicado el 30/04/2008, por Sergio Carrasco Mayans

El día 19 de abril entró en vigor el RD 1720/2007 en el que, además de desarrollar la LOPD, podemos encontrar cómo se establecen medidas de seguridad a implantar a los ficheros de datos de carácter personal, tanto a los automatizados como a los que se encuentran en formato papel. El problema que surge ahora es decidir si la implantación de estas medidas de seguridad acabarán suponiendo realmente una mayor protección que resulte tangible para los ciudadanos. Pensemos en que una norma que no pueda garantizar su aplicación resulta vacía de contenido, en tanto su no existencia no variaría la protección que se le da a un determinado derecho.

Para empezar, en muchas ocasiones podemos ver cómo algunas empresas entienden que la disciplina de Protección de Datos no les es aplicable, estando dirigido únicamente a grandes empresas. Este razonamiento, fruto de un incorrecto asesoramiento legal, provoca que en la actualidad exista un importante número de negocios que ignora de forma habitual la regulación que el Estado realiza de esta materia.

Una norma como ésta requiere que se la dote de verdadera eficacia a la hora de su cumplimiento. Las importantes sanciones que se contemplan para el incumplimiento de esta disciplina como materialización del poder coactivo del Estado buscan precisamente que se cumpla con los requisitos que establece dentro del plazo que se dota para ello. Ahora bien, en ocasiones los incumplimientos provienen del desconocimiento de encontrarse bajo su ámbito de aplicación y no de mala fe por parte de los sujetos.

No solo es importante que los usuarios conozcan sus derechos, sino que los sujetos a que está dirigido este Reglamento conozcan al mismo tiempo sus obligaciones, factores que pueden obtenerse mediante la adecuada formación de ambas partes por parte de la Administración. No basta con la simple publicación de las normas en los diarios oficiales, medio que facilita en muchos casos sencillamente el acceso material al articulado, sino que hay que facilitar el entendimiento del alcance de la norma a todas las partes implicadas, además de poder resolver las dudas que puedan surgir de su aplicación.