Inicio / Protege tu empresa / Blog / Olvídate de los ¿Y si…? con tu nuevo plan de contingencia

Olvídate de los ¿Y si…? con tu nuevo plan de contingencia

Publicado el 08/02/2016, por INCIBE
Olvídate de los ¿Y si…? con tu nuevo plan de contingencia

¿Qué pasaría si un día hay un incidente en nuestra empresa y perdemos la información que almacenamos en nuestros servidores sin que podamos hacer nada para recuperarla? ¿Y si un día hay problemas en el proceso de fabricación que provoca retrasos en las entregas?

La empresa del siguiente video, que se dedica a la fabricación y distribución de calzado se lo planteó, entendió los problemas que estas incidencias les podían crear y actuó en consecuencia. Veamos cómo les fue:

 

 

Esta empresa tenía unos plazos de entrega muy exigentes, no podían permitirse retrasos ni errores en la cadena de fabricación ni en el proceso de distribución. Sin embargo, habían tenido algunos problemas que les habían provocado retrasos en la entrega de los pedidos. Por esta razón, la dirección decidió abordar un «plan de continuidad de negocio».

Siguieron los pasos que se indican en todos los manuales. Comenzaron analizando los procesos críticos de su negocio, y llegaron a la conclusión de que, en su caso, éstos eran el proceso de fabricación y el proceso de distribución, ya que no podían permitirse tener la fábrica parada más de seis horas.

El siguiente paso fue intentar entender cómo funcionaban esos dos procesos críticos de negocio que querían proteger, para a continuación detectar los posibles riesgos que ese funcionamiento implica. En su caso, disponían de un único CPD que daba servicio a dos fábricas, y se dieron cuenta de que si había algún problema con ese CPD se paraba el proceso de fabricación en ambas fábricas.

En cada empresa los riesgos son diferentes y es necesario detectarlos. Copias de seguridad inexistentes, posibilidad de ciberataques, posibilidades de catástrofes, proveedores que incumplen sus obligaciones, etc.

La empresa del vídeo también detectó que su proceso de distribución era ineficiente y la satisfacción de los clientes estaba disminuyendo.

Por suerte tomaron rápidamente cartas en el asunto, decidieron migrar su CPD, aumentando su capacidad y mejorando sus líneas de comunicación. En el proceso de distribución, seleccionaron nuevos proveedores de transporte para evitar depender de un proveedor único, y blindaron con penalizaciones por contrato los posibles retrasos.

Por último, pero no por ello menos importante, decidieron desarrollar diferentes documentos que les ayudarían a saber cómo actuar ante incidencias graves que afectara a sus procesos críticos. En concreto se desarrolló:

  • Un Plan de recuperación de los procesos críticos
  • Un Plan de continuidad
  • Un Plan de crisis

 

La empresa del video ha quedado muy satisfecha con los resultados obtenidos. La imagen proyectada por la empresa ha crecido mucho y tienen posibles nuevos contratos.

Y todo gracias a que decidieron que las cosas no podían seguir como estaban y había que mejorar. Si vuestra empresa está en una situación similar, es el momento de ponerse manos a la obra.