Inicio / Protege tu empresa / Blog / ¿Por qué proteger nuestros dispositivos móviles?

¿Por qué proteger nuestros dispositivos móviles?

Publicado el 28/05/2013, por Pablo Teijeira
protección dispositivos

Todos los que gestionamos una empresa, un equipo o simplemente un presupuesto, sabemos que hasta el último céntimo gastado cuenta. Cuando apostamos por una campaña de marketing, esperamos dar a conocer nuestros productos para poder venderlos mejor y rentabilizar el gasto de los anuncios. Si mejoramos el sistema informático lo hacemos con la idea de ser más eficientes y que los trabajadores produzcan más. En cuanto a la seguridad TI, todos sabemos que es necesario proteger nuestros ordenadores, si algún malware los detiene, sería una catástrofe ya que es prácticamente imposible trabajar sin su ayuda.

Sin embargo nos cuesta más decidirnos a invertir en soluciones para proteger nuestros dispositivos móviles, solemos creer que no son esenciales para nuestro trabajo. Al fin y al cabo, hemos vivido sin ellos hasta hace relativamente poco. ¿Por qué gastarme unos miles de euros en mejorar su seguridad?, ¿no serán más efectivos en otro departamento?, ¿qué me puede ocurrir? Si los pierdo compro uno nuevo con el dinero que me ahorro en su protección y problema solucionado, ¿no?

Solo debes contestar a una pregunta para ver lo equivocado que estás si aún crees que no necesitas asegurar los dispositivos móviles de tu empresa ¿le dejarías tu móvil/tablet a la competencia? Si contestas que sí, es que no tienes una agenda con el teléfono de tus clientes, no accedes al correo corporativo desde él, no te conectas a tu CRM a través de internet, ni accedes a la red corporativa con ese dispositivo, y obviamente no tienes ningún dato confidencial. En otras palabras, usas el dispositivo de una manera particular, ya que si no estarías permitiendo el acceso a cualquier persona a los secretos tu empresa.

Si todavía no te he convencido, es porque me dirás que obviamente el dispositivo nunca llegará a manos de mis enemigos ya que siempre lo estoy vigilando. En este caso es que desconoces las amenazas que acechan a los dispositivos móviles:

  • Robo/extravío. Por muy cuidadosos que seamos siempre nos podemos dejar olvidado el móvil o nos lo pueden robar. Una vez que no esté en mis manos, sino tengo algún dispositivo de borrado o cifrado (dos tipos de protección) nunca sabré el uso que le estarán dando ni quien puede acceder a él.
  • Malware. Aunque todavía no es muy popular ya existe malware tanto para Android como para iOS con el que se puede tomar control de nuestro dispositivo.
  • Acceso a redes públicas. ¿Te conectas a la wifi del hotel? Puede que no te estés conectando donde tú crees. Si la red no es segura estás en peligro de que accedan a tus datos o instalen algún software no deseado.
  • Suplantación de indentidad. Si tu dispositivo cae en las manos equivocadas o se infecta, los delincuentes podrán realizar diferentes acciones en tu nombre, como enviar emails o Whatsapp, o lo que es aún peor realizar compras o entrar en tu cuenta bancaria.

Cómo protegerse

Hoy  nos llenan la cabeza con siglas,  MDM, MAM, MIM, no te compliques la vida pregunta por sus funcionalidades. Dependiendo de tu entorno podrás utilizar muchas funcionalidades, pero como mínimo busca estas:

  • Funcionalidades de control:

    • Bloqueo y borrado a distancia. Para poder minimizar los problemas en caso de pérdida o robo.
    • Gestión de políticas de seguridad. Nos permite definir políticas de seguridad dependiendo de los usuarios y del uso dispositivo. Un buen ejemplo es la obligatoriedad de usar una contraseña segura para desbloquear el móvil/tablet.
    • Acceso al correo corporativo.
    • Listas blancas/negras de aplicaciones.
  • Funcionalidades de seguridad:

    • Antimalware. El crecimiento de malware el sistemas operativos como Android ha crecido un 1500% en los últimos 6 meses.
    • Control de aplicaciones maliciosas. Chequea todo el software que instalamos y comprueba su integridad. No te fíes de todas las aplicaciones de los market.
    • Filtrado web. Chequea que las páginas por las que navegamos son seguras antes de acceder de ellas.
    • Bloqueo de spam. Bloquear tanto los correos basura, como los SMS publicitarios y las llamadas no deseadas.

Todos los que hemos trabajado con software sabemos que no solo cuentan las funcionalidades, también tenemos que considerar otros puntos igualmente importantes como es su gestión. Ésta tiene que incluir inventario, reporting, despliegue de aplicaciones, control del roaming, etc.

Por último, todo esto no servirá de nada si la solución no es fácil de instalar, adecuándose a tu empresa, ya sea en la nube o en sus instalaciones. Por ejemplo, a la hora del despliegue tu solución debería facilitarte la vida ofreciendo diferentes mecanismos, el más frecuente y simple, es despliegue por SMS (busca que estos sean gratuitos) o portal de autoservicio para los empleados.

Siempre debemos tener en mente que nuestro último objetivo es proteger al usuario más que a sus herramientas de trabajo. Cambiando nuestro objetivo del dispositivo al usuario buscaremos soluciones globales fáciles de gestionar y que al centralizar toda la seguridad en un único proveedor conseguiremos ahorrar esos euros que tanto nos cuenta ganar.

Etiquetas: