Inicio / Protege tu empresa / Blog / La seguridad y la confianza de tus clientes lo primero

La seguridad y la confianza de tus clientes lo primero

Publicado el 29/12/2014, por INCIBE
La seguridad y la confianza de tus clientes lo primero

La confianza es un elemento esencial en la relación con nuestros clientes. Cuando se trata de seguridad en Internet, los clientes confían en nosotros para proteger la información personal que comparten con nosotros.

La información sensible de nuestros clientes nunca la pondríamos en peligro de forma intencionada, pero las malas prácticas en seguridad pueden ponerla en riesgo, exponiéndola a diversas amenazas.

Si tenemos una página web, nos comunicamos con los clientes vía email o almacenamos información de clientes en una base de datos electrónica, debemos tomar las precauciones adecuadas si queremos evitar poner en peligro la información de nuestros clientes. Aplicar las buenas prácticas de seguridad online puede ayudarnos a estar protegidos de sufrir costosas y peligrosas pérdidas de datos y a la vez proporcionar a nuestros clientes la tranquilidad que se merecen.

¡Mejora la protección de tu negocio, empleados y clientes frente a ataques online, pérdidas de datos y otras amenazas con los siguientes recursos! 

Merécete su confianza

Estas prácticas sobre la información nos ayudarán a proteger los datos de los clientes y les ayudará a sentirse seguros a la hora de hacer negocios online con nosotros:

  • Ten (y aplica) una política de privacidad: La página web de nuestra compañía debería tener una política de privacidad que informe a los clientes sobre la información que recogemos y cómo la utilizamos.
  • Conoce lo que tienes: Deberíamos ser conscientes de toda la información personal que tenemos sobre nuestros clientes, dónde se almacena, cómo la utilizamos, quién accede a ella y cómo la protegemos.
  • Mantén lo que necesites y elimina el resto: Eliminar la información antigua de los clientes o proveedores puede ahorrarnos problemas por información desactualizada. Cuanta menos información recojamos y almacenemos, menores serán las probabilidades de que algo salga mal.
  • Protege lo que ellos te dan: Si guardamos información sobre nuestros clientes, debemos mantenerla segura. 

Buenas prácticas 

Mantener a los clientes seguros requiere que nuestros propios sistemas informáticos estén totalmente protegidos. Las mejores políticas no son capaces de proteger a los clientes si nuestra red y recursos están expuestos a sufrir ataques que podrían evitarse.

Proteger la red y los sistemas requiere muchos de los mismos pasos que son necesarios para proteger un único equipo, pero en una escala mucho mayor.

  • Mantén actualizadas tu máquinas: Estar actualizado en cuanto a herramientas de ciberseguridad, versiones de navegador y sistema operativo es la mejor defensa contra virus, malware y otras amenazas online.
  • Actualizaciones automáticas: Muchos programas y herramientas se conectan automáticamente y se actualizan para defenderse contra riesgos conocidos. Activemos las actualizaciones automáticas siempre que sea posible.
  • Escanea los nuevos dispositivos: Asegurémonos de escanear con un antivirus todas las memorias USB y otros dispositivos antes de conectarlos a la red.
  • Configura adecuadamente un firewall: Una buena configuración del firewall mantiene los ciberdelincuentes fuera y la información sensible dentro.
  • Utiliza filtros de spam: El spam puede incluir software malicioso e intentos de fraude mediante phishing, algunos de ellos destinados o dirigidos directamente a negocios. Pasar los correos por el antivirus y utilizar un buen filtro de spam bloqueará la mayoría y hará que nuestro sistema de correo sea más seguro y fácil de usar.
  • Muestra tu compromiso con la seguridad: Participemos en actividades como el Mes de la Concienciación en Ciberseguridad y el Día de la Privacidad de Datos, en charlas de ciberseguridad y difunde seguridad entre tus proveedores, clientes o empleados para demostrar el compromiso de nuestro negocio con la seguridad.

Protege a tus clientes Merécete su confianza: Ten ( y aplica ) una política de privacidad. Conoce lo que tienes. Mantén lo que necesites y elimina el resto. Protege lo que ellos te dan. Buenas practicas: Mantén limpias tus máquinas. Actualizaciones automáticas. Escanea los nuevos dispositivos. Utiliza un firewall. Utiliza filtros de spam. Muestra tu compromiso con la seguridad.