Inicio / Protege tu empresa / Blog / Una historia empresarial con final feliz

Una historia empresarial con final feliz

Publicado el 29/11/2010, por Observatorio de la Seguridad de la Información
presentación historia empresarial

Imagina esta situación. Tienes una pequeña empresa de traducción, que gestionas desde tu casa. Hace un mes, el responsable de exportación de una asociación de fabricantes de muebles contactó contigo para hacerte un encargo. Querían traducir el catálogo de la asociación al inglés. El traductor con el que trabajaban habitualmente les había dejado en la estacada y decidieron probar contigo, ya que alguien les había hablado de tu profesionalidad y eficacia. Te interesa volver a trabajar con estos tipos, así que quieres hacer un excelente trabajo. Llevas estas últimas cuatro semanas encerrado en casa trabajando en la traducción. Mañana cumple el plazo de entrega, y te dispones a encender tu portátil para hacer los últimos retoques al documento. Pero, ¿qué ocurre?, ¿qué le pasa al maldito ordenador?, ¿¡dónde está la traducción!?

Aquí termina el ejercicio de imaginación que pedimos a nuestros lectores. Igual que ocurre en las películas, el final queda abierto. Si nuestro protagonista forma parte del 38,4% de las pymes españolas que cuentan con una estrategia enfocada a garantizar su persistencia en caso de una incidencia, la historia tendrá un final feliz. Probablemente no le llevará más de unos pocos minutos recuperar la última copia de seguridad del día anterior. Si, por el contrario, el incauto traductor se encuentra en el grupo del 57,3% de pequeños empresarios que no disponen de ningún tipo de protocolo al respecto, parece que no se le presenta una situación afortunada… Incumplimiento de la fecha comprometida con el cliente (con las consecuencias que de ello pueden derivar) y pérdida de reputación, por no hablar de las cuatro semanas de trabajo tiradas a la basura.

El ejemplo puede resultar excesivo (¡afortunadamente!), pero permite acercar al lector al fundamento de la necesidad de disponer un Plan de Continuidad de Negocio (PCN), con independencia del tamaño de la empresa. El PCN permite a la empresa la recuperación de su operatividad en el menor tiempo posible y con las mínimas pérdidas.

Aunque la situación es ficticia, los datos no lo son. Se trata de datos reales extraídos del Estudio sobre el estado de la pyme española ante los riesgos y la implantación de Planes de Continuidad de Negocio, elaborado por el Observatorio de la Seguridad de la Información de INTECO y presentado el viernes en la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información (SETSI). Otras conclusiones interesantes del estudio son las siguientes:

  • Un 43,3% de las pymes españolas han sufrido algún tipo de incidencia de seguridad grave que ha afectado a su negocio.
  • El 35,8% no se pueden permitir que sus actividades críticas se interrumpan sin que ello suponga un impacto severo a nivel financiero, operativo o de imagen.

La publicación del estudio es un nuevo hito en el compromiso de INTECO con la gestión de la continuidad de negocio por las pymes españolas. En el marco de este compromiso, en octubre presentábamos en este mismo blog la Guía para pymes: cómo implantar un plan de continuidad negocio.

Desde el Observatorio te invitamos a consultar tanto el estudio como la guía y te animamos a hacernos llegar tus comentarios o dudas a través de observatorio@inteco.es