Ataque simulado

¡LA QUE HAS LIADO!

Esto, o algo muy parecido, es lo que podría haberte dicho alguno de los informáticos de tu empresa si esto no fuera una prueba controlada. Pero tranquilo. Por esta vez te has salvado y no ha pasado nada. Pero ha sido sencillo, ¿verdad?

El hecho de abrir o ejecutar un archivo del que no se sabe su procedencia y no se verifica su legitimidad, puede provocar la infección de tu equipo.

En este caso simplemente hemos querido abrirte el navegador y llevarte a esta misma página Web. Sin embargo, ¿qué crees que podría haber sucedido si este fichero hubiese sido un malware real?

Estas son algunas de las cosas que hubieran podido pasar:

  • El fichero es un troyano que abre una puerta trasera en tu equipo. Esta permite a un ciberdelincuente acceder a tu equipo y, desde él, al resto de equipos de la empresa.
  • El fichero es un gusano que infecta tu equipo, se replica y se propaga por toda la red de la empresa.
  • El fichero es un virus y tiene instrucciones de realizar cualquier operación que se le ocurra a su creador, pudiendo llevar a cabo acciones dañinas sobre tu equipo.

Dado el peligro que puede suponer la ejecución de archivos desconocidos, debes seguir las siguientes recomendaciones:

  • No descargues ningún adjunto, ni pulses sobre ningún enlace incluido en los correos electrónicos de usuarios desconocidos.
  • Si te encuentras con un dispositivo de memoria como un pendrive o una tarjeta de memoria, entrégaselo al departamento de informática para verificar su contenido.
  • Ante cualquier fichero, programa o enlace que te haga dudar, contacta con el servicio de informática. Ellos pueden impedir males mayores.
  • No dejes pasar cualquier comportamiento anómalo o sospechoso en tu equipo. Puede ser síntoma de una infección que provoque un problema de seguridad aún mayor.

Pero sobretodo, necesitamos que apliques el sentido común también cuando hagas uso de la tecnología. Recuerda que en tu empresa disponen de una serie de recomendaciones y políticas de seguridad. Es necesario cumplirlas y tenerlas siempre muy presentes.

Es tarea de todos preservar la SEGURIDAD en la empresa. Esto implica la seguridad de las personas y de la información. ¡La seguridad es cosa de todos!