¿Conoces tus riesgos?

La información es poder. las empresas dependen para su funcionamiento de la información y de la tecnología que nos permite gestionarla: ordenadores, teléfonos móviles y tabletas, bases de datos, líneas de comunicaciones… Nos hemos acostumbrado tanto a estos avances que prácticamente los damos por supuestos.

Pero, ¿ha pensado alguna vez en lo que ocurriría en su empresa si, de repente, perdiese la información de su negocio o la capacidad de acceder a ella? ¿Cuál es el nivel de ciberseguridad de su empresa? Posiblemente su organización está expuesta a amenazas que ni siquiera imagina:

De manera inconsciente, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, las personas estamos constantemente valorando amenazas; sus consecuencias y la probabilidad de que sucedan: que el autobús al trabajo llegue tarde, que se nos olvide el cumpleaños de nuestra pareja, que perdamos la cartera, que la grúa se lleve nuestro coche al aparcar en doble fila…

Sin embargo, no siempre aplicamos esto al ámbito corporativo. Existe una cita muy famosa que dice que Lo que no se define no se puede medir. Lo que no se mide, no se puede mejorar. Lo que no se mejora, se degrada siempre. La Seguridad de la Información no es una excepción, y por eso es necesaria una aproximación seria y objetiva a la seguridad de la información, que nos permita determinar de manera fiable los riesgos a los que estamos expuestos, en qué medida lo estamos y cuáles son las consecuencias. En la época actual no podemos seguir ya con el tradicional ‚acordarse de Santa Bárbara cuando truena’

Para ayudar a las empresas a evaluar su estado de ciberseguridad y a avanzar hacia mayores niveles de protección INCIBE pone a su disposición un kit de autodiagnóstico especialmente diseñado para este fin. A través de una serie de preguntas se guiará al usuario para que determine su estado en seguridad de la información, qué riesgos amenazan el funcionamiento de la empresa y qué aspectos debe mejorar. Todo ello, para empezar a medir. Para empezar a mejorar.