Ciberseguridad en plataformas educativas online

Fecha de publicación
16/11/2020
Ciberseguridad en plataformas educativas online

¿Utilizas plataformas y aplicaciones educativas en clase con los menores? Estas ya forman parte de la rutina escolar de muchos centros educativos, ya que permiten complementar las clases presenciales, desarrollar clases a distancia o hacer videoconferencias, trabajos en grupo y actividades interactivas, entre otras opciones. Los beneficios y oportunidades que ofrecen son enormes, pero es necesario conocer algunas pautas de ciberseguridad a la hora de utilizarlas. ¡Desde IS4K te damos todas las claves!

Muchos educadores/as actualmente están desarrollando clases, trabajos grupales y actividades con sus alumnos/as de forma virtual, apoyándose en distintas plataformas y aplicaciones educativas disponibles en la Red. Ahora que las aulas han abierto sus puertas a las posibilidades de Internet, somos más conscientes de la necesidad de establecer unas medidas mínimas de ciberseguridad.

Espacios digitales como Microsoft Teams, Google ClassroomClass Dojo, Moodle y otras aplicaciones educativas, suponen muchas ventajas a la hora de utilizarlas dentro del aula o como medio de formación a distancia. Permiten una comunicación sin barreras, y los menores suelen acoger de forma muy positiva este tipo de alternativas digitales. Sin embargo, no podemos olvidar que algunos riesgos de Internet pueden llegar a reproducirse en estos contextos, como por ejemplo, situaciones de ciberacoso escolar, pérdida de privacidad o suplantación de identidad.

Es fundamental que las familias y equipos educativos nos impliquemos en la transmisión de hábitos seguros en estas plataformas. Somos su ejemplo a seguir y debemos mostrarles la forma adecuada de utilizar estas herramientas. Nuestro modo de comunicarnos, a través de mensajes y comentarios, marcará una pauta que los menores sin duda tomarán como punto de partida. Asegúrate de ofrecer una imagen digital positiva, que promueva la seguridad y el aprendizaje entre los alumnos/as. Al mismo tiempo, ¿qué podemos hacer para minimizar los riesgos?

Pasos técnicos sencillos que mejoran su ciberseguridad

  • Configurar adecuadamente el dispositivo. El móvil, la tablet o el ordenador que se utilice para acceder a la plataforma debe ser seguro y estar actualizado. Solo nos llevará unos minutos instalar un antivirus, revisar las actualizaciones pendientes y crear una carpeta o archivo para los contenidos escolares. Así protegeremos nuestra información personal, evitando filtraciones involuntarias. Además, como protección adicional, es conveniente mantener la cámara web tapada y solo activarla cuando sea necesario.
  • Revisar las opciones de privacidad. Cada plataforma ofrece diferentes opciones de configuración del perfil, de forma que podemos incrementar el nivel de protección del alumno/a según su edad. Para los más pequeños/as puede ser útil limitar los comentarios o las solicitudes de contacto.

tablet Among Us

  • Crear una contraseña de acceso segura. Parece obvio, pero muchos menores, e incluso adultos, eligen unos datos de acceso demasiado fáciles de adivinar. Dedicar unos minutos a crear una contraseña robusta, compuesta por letras mayúsculas, minúsculas, números y símbolos, siempre es indispensable para su seguridad.
  • Utilizar el perfil de administrador. Como educadores debemos supervisar la actividad de nuestros alumnos/as, moderando aquellos comentarios que puedan considerarse inapropiados o conflictivos. Cada plataforma otorga diferentes funciones a estos perfiles, y siempre es buena idea investigar sus posibles aplicaciones para mejorar la experiencia de la clase. También es posible compartir este papel con el alumnado, designando mediadores que intervengan positivamente ante los conflictos que surjan.

El complemento perfecto: un uso adecuado y responsable

Asegurarnos de que los menores hacen un uso seguro de Internet puede parecer una tarea inalcanzable, pero, como ocurre con cualquier valor o conducta que queramos inculcar en niños, niñas y adolescentes, es cuestión de motivación y constancia. Como primer paso, al proponerles utilizar plataformas educativas o desarrollar actividades en línea, es fundamental establecer unas normas y definir unos límites claros. Dedicar tiempo a explicarles los motivos que hay detrás asentará una base de responsabilidad en los menores, promoviendo que cumplan las reglas y sean conscientes de los riesgos.

La comunicación fluida es el principal beneficio de este tipo de plataformas, pero también una potencial fuente de conflictos o riesgos. Un primer paso indispensable es transmitirles la necesidad de extremar la precaución al responder a peticiones de contacto o amistad. Solo deben aceptar a personas conocidas, compañeros/as de clase o profesores.

Al expresarse en la Red siempre es esencial que mantengan un lenguaje adecuado, practicar la empatía y anteponer el respeto a los demás. Al mismo tiempo, deben aprender la diferencia entre interactuar en un chat privado o un grupo público, donde los comentarios pueden malinterpretarse con mayor facilidad, afectando a su identidad digital. En estas conversaciones grupales los menores pueden tender a imponer sus opiniones de una manera poco asertiva; por lo tanto, es importante trabajar la comunicación escrita eficaz y educada.

Además, necesitan reforzar su paciencia y acostumbrarse a respetar los tiempos de respuesta de sus compañeros/as y profesores/as. En Internet todo ocurre a gran velocidad, pero no se puede exigir que los demás contesten en cuestión de segundos, fuera del horario establecido o en los periodos de descanso. Del mismo modo, estas actitudes favorecen la reflexión calmada a la hora de elaborar opiniones, evitando respuestas en caliente o desproporcionadas.

tablet Among Us

Al desarrollar tareas en grupo la tolerancia y el compañerismo juegan un papel clave, al igual que si realizan el trabajo en clase de forma física. Es necesario aprender a reaccionar con consideración ante los errores de los demás porque en Internet las críticas entre menores pueden resultar excesivas o hirientes si no se hacen de forma constructiva. Como hemos comentado, la prevención del ciberacoso es una prioridad a estas edades, tanto en el contexto educativo como en su tiempo de ocio.

Por último, debemos transmitirles, como siempre, que el respeto frente al trabajo y el esfuerzo de los compañeros/as es imprescindible. Al utilizar una plataforma conectada esta pauta debe extenderse a la protección de la información personal ajena, como perfiles, imágenes o datos privados y los trabajos que comparten. Así, deben comprender la gravedad de intentar acceder sin permiso a la cuenta de otro/a usuario/a (alumno/a o profesor/a), o suplantar su identidad, haciéndose pasar por él o ella. Al igual que ocurre con otras conductas dentro de una dinámica de ciberacoso, se trata de situaciones que a menudo los menores interpretan como meras bromas o inocentadas, pero que constituyen delitos con consecuencias importantes que deben considerar.

¿Preparados/as para comenzar a utilizar estas plataformas? Este curso pueden ser nuestras grandes aliadas. Como podemos ver, ninguna de las pautas que describimos en este artículo requiere grandes conocimientos técnicos, solo dedicar el tiempo necesario para transmitírselas a los menores. ¡Después solo queda disfrutar de la tecnología de forma segura y positiva!

 

Por supuesto, debemos ver estas herramientas virtuales como una gran oportunidad educativa, no solo para la educación a distancia sino como complemento de las clases tradicionales. Todo este aprendizaje y el refuerzo de conductas respetuosas en la Red es parte de su educación cívica y fomentará un uso más positivo de la tecnología. Recordad que siempre que surjan dudas podéis contactar con la Línea de Ayuda en Ciberseguridad de INCIBE, 017, un servicio gratuito y profesional a vuestro alcance para solicitar orientación a nivel técnico o pautas para resolver problemas en Internet.

Etiquetas

Go top