Detecta y actúa frente al cibercontrol entre menores

Fecha de publicación
28/11/2023
Imagen_Detecta y actúa frente al cibercontrol entre menores

Hay menores y adolescentes que, en algún momento de su vida, pueden utilizar la tecnología para controlar a sus parejas y saber, por ejemplo, qué hacen o con quién están hablando en cada momento. En algunos casos, incluso pueden llegar a buscar información sobre cómo espiar sin que su pareja se dé cuenta. Aunque muchas veces no lo reconocen como tal, ya que estas acciones suelen enmascararse tras gestos cariñosos o cotidianos, el cibercontrol hacia la pareja es una práctica de violencia que puede afectar al bienestar de la víctima y del acosador.

Algunos datos sobre adolescentes, jóvenes y su relación con el cibercontrol

Debido a la normalización de estos comportamientos, en algunas ocasiones tanto la víctima cómo su entorno puede considerar una acción concreta como no peligrosa o normal en una relación. En este sentido, acciones como vigilar el móvil de la pareja, entre otras acciones, es una manera de ejercer el cibercontrol que se tiene como algo habitual entre adolescentes y jóvenes. Según el Barómetro Juventud y Género elaborado en el año 2021 en el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la Fundación FAD Juventud, adolescentes y jóvenes de edades comprendidas entre 15 y 29 años consideran “normal” coger el teléfono móvil de su pareja para ver su actividad diaria y saber con quién hablan.

A continuación, se ha creado un gráfico con las prácticas de cibercontrol que recoge este barómetro de la FAD, que recoge la percepción de adolescentes y jóvenes entre 15 y 29 años, donde se pueden ver datos alarmantes como que un 23,6% de mujeres reconoce haber cogido el teléfono móvil de su pareja para revisarlo o que un 2,5% de hombres ha compartido información comprometida o imágenes privadas de su pareja sin su consentimiento.

Barómetro Juventud y Género 2021

Desarrollo propio. Fuente: Barómetro Juventud y Género 2021.

Por otro lado, si ahora tomamos como referencia el informe de Cibercontrol y ciberagresión hacia la pareja en alumnado adolescente: Prevalencia y relaciones con el cyberbullying podemos observar datos como que un 4,7% de los chicos adolescentes se ponen celosos por comentarios, fotos o vídeos que pueda subir su pareja a redes sociales y le hace eliminarlo.

Tabla prevalencia y relaciones con el cyberbullyng

Desarrollo propio. Fuente: Cibercontrol y ciberagresión hacia la pareja en alumnado adolescente: Prevalencia relaciones con el cyberbullying

Señales que indican que un/a menor puede estar sufriendo cibercontrol

En el día a día con los/as menores pueden producirse situaciones cotidianas que dejen ver indicios de que se puede estar sufriendo o ejerciendo comportamientos de cibercontrol. Comentarios como "No puedo ayudarte ahora, si no le respondo, se enfadará" pueden hacernos sospechar que quizás algo no está funcionando de manera correcta y saludable en esa relación.

A continuación, se enumeran una serie de señales que podrían indicar que un/a menor se pueda encontrar en una situación de cibercontrol:

  • Realiza exigencias a su pareja sobre el uso que hace de las aplicaciones y redes sociales, solicitando información privada, como sus contraseñas, o que le de acceso a sus cuentas.
  • Controla constantemente el uso que hace la pareja de Internet: sus búsquedas y sus movimientos en redes sociales.
  • Solicita a su pareja que borre fotografías que publica en sus redes sociales.
  • Obliga a su pareja a facilitarle su ubicación en directo para saber dónde se encuentra en cada momento.
  • Aísla socialmente e impide relaciones de amistad de su pareja con amigos/as en Internet, pudiendo solicitar en ocasiones el borrado y cese de comunicación con un contacto.
  • Exige o chantajea a su pareja el envío de vídeos o imágenes íntimas.
  • Hace uso de un vocabulario amenazador e inapropiado para dirigirse a la pareja.
  • Realiza comentarios despectivos o quejas recurrentes a través de Internet sobre su pareja, como sus horarios, gustos e intereses o su forma de vestir o actuar.

Hay que tener en cuenta que, si se percibe alguna de estas señales, no necesariamente puede significar que el/la menor esté sufriendo cibercontrol, pero sí puede indicar que algo está sucediendo en su día a día. Conviene prestar atención y mantener conversaciones con el/la menor donde se refuerce la confianza mutua, se vea apoyado/a y se sienta cómodo/a para contar lo que le pueda suceder.

Promoviendo relaciones saludables en familia

Niños/as y adolescentes son los colectivos más vulnerables ante la problemática del cibercontrol ya que se encuentran en pleno proceso de desarrollo emocional Además, el hecho de que puedan tener al alcance de su mano dispositivos móviles con conexión a Internet contribuye a que se puedan dar malas prácticas de uso, como sucede con los comportamientos de cibercontrol. Es por ello por lo que es importante tomar las medidas necesarias para proteger a los y las menores de los riesgos asociados con el cibercontrol.

  • Enseñar a respetar a las personas, tanto en el entorno digital como en el mundo real, independientemente de que sea un compañero/a de clase, un desconocido u otro menor con el que se tenga una relación.
  • Establecer límites de privacidad para que entiendan, desde bien pequeños, la importancia de respetar el derecho a su privacidad y tener un espacio personal.
  • Hablar sobre el ciberacoso para que los/as menores conozcan esa práctica y sepan reconocerla y afrontarla.
  • Gestionar el tiempo que los/as menores pasan conectados a Internet. Es necesario enseñarles a dedicar tiempo a otras actividades fuera del entorno digital. Una herramienta que nos puede ayudar es el organizador digital familiar, o uno de los modelos de pactos con pautas de uso de IS4K.
  • Controlar la actividad en línea del menor, a la vez que respetar su privacidad, para comprobar que no hay movimientos extraños. Para ello es fundamental el diálogo cotidiano y en confianza, aunque también se puede apoyar en alguna herramienta de control parental.
  • Si se sospecha que tu hijo/a está sufriendo o ejerciendo cibercontrol, hay que valorar la necesidad de solicitar ayuda profesional.
  • Ayudar a desarrollar sus habilidades sociales y su pensamiento crítico para así conseguir que sea capaz de decir que no a las cosas que no le apetezcan o no quiera hacer.
  • Hablar juntos de sexualidad y relaciones saludables, reconociendo comportamientos adecuados e inapropiados, valorando el respeto hacia sí mismo/a y hacia los demás, así como hablando de los riesgos que acompañan la práctica del sexting.
  • Cuidar una relación de confianza y respeto con los/as menores para que se sientan seguros de poder comentar con una persona adulta del entorno familiar cualquier problema o situación incómoda, por ejemplo, si sospecha que su pareja está invadiendo su privacidad.

Para obtener más información acerca de esta problemática, se puede consultar la página de la temática de cibercontrol.

Y en caso de sospechar que un/a menor de tu entorno puede estar siendo víctima de cibercontrol por parte de su pareja o por un amigo/a de su entorno, recuerda que tienes a tu disposición para apoyarte a Tu Ayuda en Ciberseguridad de INCIBE, llamando gratuitamente al 017.

 

 

Temática de cibercontrol

Contenido enmarcado en la temática de cibercontrol.

 

Contenido realizado en el marco de los fondos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno de España, financiado por la Unión Europea (Next Generation).

Etiquetas

botón arriba